PLATAFORMA RURAL

22.4.09

1.2.3.... RESPONDA OTRA VEZ (Galicia Hoxe)

RESPONDA OTRA VEZ

En algunas de las charlas que estoy haciendo estos días hago el juego del  Un, dos, tres, responda otra vez. La pregunta es -por veinticinco pesetas cada una- realidades, personas, entidades o empresas que vulneren el derecho de los campesinos y campesinas a producir sus alimentos. Y, rápido rápido, para sacar el máximo de aciertos, me salen una cascada de respuestas, a saber: la OMC y las alitas de pollo, Benetton en la Patagonia, Daewo en Madagascar, Julio Iglesias con sus complejos turísticos, Pescanova y Calvo con sus salmones y sus privilegios que les facilita, por ejemplo, el príncipe Felipe, la ministra Chacón defensora de los atuneros, Gustavo Noboa el Rey del Banano, la oligarquía boliviana Reina de la Soja, el Sr. Windows con su nueva revolución verde 2.0, Mr. Obama al frente de otra revolución dulce, el machismo, Monsanto dueña de las semillas y sus pesticidas, Abengoa el motor del lobby de los agrocombustibles en España, los fondos de inversión DWS en cereales,  la comida rápida McDonald's rica en carne y deforestación, ENCE y las papeleras que también saben lo suyo en depredación de bosques, los supermercados como Tesco o Wal-Mart, Nokia, el FMI,  Danone y Nestlé, campos de golf, presas y represas, monocultivos de palma, de jatropha, de lo que sea…. Ufffs, "campana y se acabó"

Son veintinueve respuestas acertadas y porque se acabó el tiempo. A veinticinco pesetas o a lo que sea, son muchas y muy grandes dificultades que se encuentran en todo el planeta aquellas personas que decidieron vivir de la agricultura, la ganadería o la pesca, a pequeña escala.

Por ello, sabedoras de la necesidad de defensa que requieren, las propias organizaciones campesinas, coordinadas en la plataforma internacional La Vía Campesina, están trabajando a favor de una política internacional que proteja sus Derechos Campesinos. Al igual que tenemos cartas a favor de los derechos indígenas, de la infancia, la Convención del Trabajo o la Convención de la Mujer, se espera un reconocimiento jurídico que, superando normativas locales, pueda asegurarles condiciones justas. No pensemos en  una Carta de derechos –digamos corporativos- que también, pensemos en un Carta que garantizando la presencia de campesinos y campesinas, ganaderos y ganaderas, pescadores y pescadoras viviendo de la tierra, de los animales y de la pesca, aseguran un medio ambiente vivo y una alimentación sana para el presente y el futuro de toda la humanidad.

Gustavo Duch Guillot

Veterinarios Sin Fronteras



--
Gustavo Duch Guillot
------------------------------
tel: 34/ 616114005